Federación de juntas de vigilancia persigue mayor eficiencia en la distribución de Agua

Su presidente, Máximo Correa, confirmó que el propósito de la misma se centra en mejorar la gestión técnica y profesional de sus regantes afiliados

TALCA.- Con un poco más de un año de creada, la Federación de Juntas de Vigilancia del Maule persigue el propósito de responder a las deficiencias de algunas comunidades de agua con las virtudes con que cuentan otras dentro de la región, en pos de un trabajo mancomunado que aumente la eficacia del uso del recurso hídrico y potencie a dichas organizaciones.

El nuevo gremio está integrado por las ocho organizaciones existentes en la región, conformadas por las juntas de vigilancia de los ríos Lontué, Maule, Longaví y sus afluentes, estero Pichuco, río Seco, estero
Carretón, ríos Claro y Mataquito.

Su presidente, Máximo Correa, detalló que esta organización se instituyó tras la adjudicación -en julio del 2019- de fondos concursables de un proyecto de SERCOTEC de Fortalecimiento Corporativo y Gremial.

“Aún estamos definiendo los lineamientos. Como la Federación reúne Juntas de Vigilancia de distintas características, hemos ido aprendiendo unos de otros”, comentó.

Confesó, además, que existe un espíritu colaborativo entre todas las comunidades de agua existentes, que conforman esta federación, en pos de que todas las organizaciones que administran el vital líquido en la
región estén a niveles similares.

“Estamos tratando que el tema de reparto de agua a nivel de juntas de vigilancia, sea cada vez más eficiente y que el agua se ocupe de mejor forma”, expuso.

Correa valoró de forma positiva la asignación de más de 30 millones de dólares por parte del Gobierno para la tecnificación del riego en la Región del Maule como parte del plan “Paso a paso, Chile se recupera”.

Nosotros los regantes no somos ladrones de agua, somos productores de alimentos y que intentamos ser cada vez más eficientes con el uso del recurso
Máximo Correa
presidente Federación Juntas de Vigilancia del Maule

Argumentó que dichos recursos servirían para reforzar pequeños embalses en distintas zonas de seguridad de riego más incierta y el mejoramiento de los canales, aumentando la capacidad de almacenamientos y el aprovechamiento del vital líquido, siendo acciones primordiales para garantizar los buenos resultados de la presente cosecha de muchos de los agricultores de la región.

Pese a ello, demandó la premura en la construcción de embalses estacionarios que ayuden a acopiar los acumulados de agua, siendo esta una demanda que ha trascendido los años, convirtiéndose en un problema de Estado.

Subrayó que en esta importante inversión se complementa además el aporte de recursos provenientes del sector privado que también se ha ocupado de este particular.

El presidente de la Federación de Juntas de Vigilancia lanzó un mensaje a toda la ciudadanía al enfatizar que “nosotros los regantes no somos ladrones de agua, somos productores de alimentos y que intentamos ser cada vez más eficientes con el uso del agua”